Login

Los profesionales de la intervención psicosocioeducativa han colaborado en el aumento del carácter polisémico del concepto autonomía y, a pesar de esto, a veces lo utilizan sin especificar a qué tipo de autonomía se refieren y sin que sea posible deducirlo del contexto discursivo en que es utilizado. A juicio del autor, este hecho puede dificultar las buenas prácticas y la consecución de aquellos objetivos de la intervención psicosocioeducativa relacionados con la autonomía, e incluso conculcar derechos. De lo cual se deduce: a) que la distinción y conocimiento de los distintos tipos de autonomía y su concreción, cuando sea necesario, en documentos, protocolos y prácticas profesionales en las que aparece, puede llegar a ser un factor de mejora de la eficacia de la intervención y de protección de los derechos de los usuarios, y b) que es necesario realizar una clasificación de los distintos tipos de autonomía para uso de profesionales y legisladores.

Ver el artículo

06 de agosto de 2017
© Joan Canimas Brugué
X
Ir a la barra de herramientas